Ponce, au-delà du bien et de...

By  / 14-01-2018

En una ceremonia llena de sentimientos profundos, Manizales y Enrique Ponce se juraron fidelidad. La magia del valenciano hechizó a la ciudad. Todavía retumba después de ser sometida a un proceso de seducción que le rompió el corazón.


Nada volverá a ser igual. La devoción que esta parroquia ha mantenido con estoicismo por Pepe Cáceres, figura nacional, está en riesgo. Otra tauromaquia, de coqueteo permanente y versos endulzantes, ha conquistado el afecto de la afición.


Tres faenas cerraron el compromiso de esta nueva unión. Diferentes, innovadoras, paridas adentro por un torero que en cada movimiento, gesto y palabra demostró sinceridad y una alta capacidad para amar. Caricias tiernas con el capote, posturas excitantes al torear, muleta desmayada, manos bajas, circulares envolventes, eran entretejidos por este donjuán hasta ocasionar sensaciones de asfixia, ese paroxismo único que va haciendo erupción cuando se hace el amor de verdad.


Tres toros distintos de la casa, más manizaleños que la catedral, le permitieron a Enrique ofrecer toda su capacidad de expresión. Uno con fondo que recibió el indulto (#107 Canario). Otro suelto y manso que era necesario sujetar. Y uno más sin fuerza, débil como un flan, al que el torero supo darle consistencia.


Y tres momentos fundamentales: torear con el capote en el último tercio desafiando la ortodoxia y la estructura amurallada del rito. Varias series de toreo al natural en las que, de rodillas, se cruzaba al pitón contrario como un penitente fervoroso. Y una serie de muletazos en las que el tiempo perdió su velocidad.   


La mirada transparente, la honestidad con la que saludaba, la lentitud de los brindis, cómo se quedaba ensimismado agradeciendo al tendido, el beso a la arena... detalles que terminaron de redondear una noche inolvidable.


La mejor faena que he hecho en Manizales, reconoció con voz enternecida sobre lo hecho al toro Mariachi. Un poema a un toro al que Ponce tuvo que cuidar.


Ponce se llevará la réplica de la catedral, el trofeo oficial.


La poesía, ejercicio espiritual, le ganó la partida al pensamiento racional. Enrique Ponce está más allá del bien... y de Julián.


 


Por Juan Guillermo Palacio


Reportage vidéo de Agnès Peronnet

A voir aussi sur  Manizales 18

Une seule oreille pour Roca Rey

13-01-2018

Temporada 63 de la Feria de Manizales. Jueves, 11 de enero del 2018. Quinta corrida. Cielo nublado y gris. Casi lleno. Se lidiaron toros de Juan Bernardo Caicedo (Domecq), con…



Manizales. Puerta Grande de Román

11-01-2018

Un torero debutante, pálido y escuálido, con una sonrisa de niño inocente y fiel, fue capaz de domar e hipnotizar las fieras, un encierro bronco y fuerte de Paispamba que…



Festival nocturne

13-01-2018

Pas si facile que ça les petits toros de Miguel Gutierrez choisis pour le festival nocturne.

Malgré la protection de la Vierge de la Macarena, le matador colombien Pepe Manrique se…



Puerta Grande de Luis Bolivar pour la première de Manizales

08-01-2018

Feria de Manizales 2018. Première corrida de la 63ème Feria.

Toros de Dosgutiérrez qui fêtait les 70 ans de la ganadería.

Première puerta grande de la Feria avec Luis Bolivar qui coupe…



Un final en beauté

14-01-2018

Enrique Ponce gracie le premier toro de la dernière corrida de la Féria de Manizales. Canario N°107 de Ernesto Gutierrez sauve sa peau et entre dans les statistiques. 

Les arènes étaient pleines à…



Juan Bautista emballe Manizales. Oreille au mérite de Ramsés

09-01-2018

Seconde corrida de la Feria de Manizales et une course intéressante des toros colombiens de Santa Bárbara avec un cinquième exemplaire primé de la vuelta al ruedo.

Pour sa présentation à Manizales,…



Feria de Manizales. La valse des Jeep

11-01-2018

Feria de Manizales. La valse des Jeep.

 

Reportage Agnès Peronnet



Manizales. Santiago Fresneda coupe la seule oreille de la novillada

10-01-2018

Luto bajo la lluvia

Santiago Fresneda cortó la única oreja de la novillada

 

 

La muerte se había metido sin ser invitada en el amanecer. Un torero de la tierra, un matador, se…