Cali. Llueve sobre mojado

By  / 27-12-2017

El agua cayó sobre Cañaveralejo desde antes de que se iniciara la primera corrida de la temporada hasta que se arrastró el sexto. En realidad dejó de llover antes de que se corriera el tercer toro, pero otra lluvia, invisible y maligna, siguió cayendo sobre el espectáculo sin que nadie fuera capaz de controlar la fuga y detener la inundación.


El caballo que montó la amazona en el despeje intuía la maldición: esquivó el mapa de América de aserrín que habían dibujado los monosabios en la arena para secar el humedal y tomó el rumbo de la costa atlántica para no mojarse.


Padilla, el pirata, experto en desembarcar en aguas torrenciales, no fue capaz de dominar la marea que se le vino encima. El ruedo, convertido en lodazal, lo llenó de precauciones. Tantas que no quiso poner banderillas.


Llevó al toro con gusto en algunas series, pero siempre medió un río como el Cauca entre él y el toro. Sobredosis de pico de la muleta, rematando siempre hacia afuera. Era un pirata ascético, educado y pulcro. Solo fue un remedo de corsario cuando se puso de rodillas y se untó de tierra fértil y agua de farallón y luego en el duelo con la espada.


Por fortuna para el cuento, se conectó mejor con el cuarto, un colorado noble y encastado de Paispamba. Esta vez se ensució el traje y pirateó bien de rodillas y con temple. Dibujó los muletazos más honestos. Era su obligación: con ese almíbar de embestida.


El toro le duró lo suficiente para dejar su nombre a salvo, pero, como en toda película de piratas, el final fue decepcionante. No fue su culpa. El encastado se tragó una espada tendida durante cinco tensionantes minutos. Estuvo a segundos de que le entraran se lo entraran vivo al corral.


A Sebastián Ritter le salió otro toro buen torito de Paispamba, de nombre Judío… a él, un antioqueño con raíces alemanas.


El terciado mostró desde el principio que sabía meter la cara. Tenía recorrido y esquiaba de largo por el lodo. Pedía muleta, pero Ritter equivocó la distancia. El toro lo desarmó cuando apenas habían sonado tres acordes musicales. Y lo levantó después, a Ritter, cuando sonaron otros tres acordes de un segundo toque musical. Fueron tan cortos que parecían avisos.


Con su toreo encimista (y equivocado) se robó algunos oles que terminaron siendo efímeros, porque se veía claramente que era un toro para torear.


Le sonó otra tanda de tres compases tocados a destiempo: eran avisos de verdad. Ovación para el toro y un sentimiento de respeto por un torero que le puso ganas y al que solo le faltó lucidez y experiencia.


Su otro toro fue la antítesis de la tauromaquia. Es, tal vez, el más manso en la historia de este país, desde el segundo viaje de Colón. Suelto, caminador, desentendido y mirón. Una vedette. Vestido con una taleguilla blanca, como un comandante de la independencia, Ritter se enfrentó al rival más cobarde de su carrera.


Colombo fue un torero de un tercio y medio. Insípido con el capote y alegre y valiente con las banderillas. Sus dos toros se cansaron rápido. Ni el toreo a pie junto y las caricias a media altura fueron suficientes para hacerlos embestir. Su toreo con la muleta fue tan simploreto como sus lances con el capote.


El agua, la misma entrometida que interrumpió el salsódromo, que es el desfile de bailarines de salsa con el que se abre la feria, se tiró también la primera corrida.


Estamos en el bosque húmedo tropical, donde la selva correo el acero y hace claudicar hasta a los más valientes.


 


Síntesis del festejo:


Temporada 60 de la Feria de Cali, martes 26 de diciembre del 2017. Primera corrida. Un cuarto de plaza de asistencia. Tres toros de Fuentelapeña (primero, con juego; quinto, mansote, y sexto, justo de bravura) y tres de Paispamba (segundo, bravo y noble; tercero, manso; y cuarto, “Trifón”, bravo, encastado y noble).



 


Juan José Padilla: vuelta tras saludo; 2 avisos y palmas.


Sebastián Ritter: saludo tras aviso y 3 avisos.


Jesús Enrique Colombo: saludo y palmas.



La feria continúa este miércoles 27 de diciembre con toros de Achury Viejo para David Mora, Alberto López Simón y el colombiano Luis Miguel Castrillón.


 


Reseña de Juangui Palacio.


Reportaje vídeo de Agnès Peronnet.

A voir aussi sur  Cali 2017

Cali. Tarde de suspenso y terror

31-12-2017

Corrida de emociones fuertes. No las que Cali pedía, de orejas y salidas en hombros. Esta, la de Salento, fue una corrida a la antigua, de principios del siglo anterior,…



Cali. Ponce hipnotiza, los toros aburren

30-12-2017

Volvió a suceder. La corrida más cara de esta feria, la que tenía la responsabilidad de darle lucimiento y carácter de histórico y memorable a la feria colombiana que ha…



Cali. Pisando los límites. Alternativa de Guillermo Valencia que sale a hombros

29-12-2017

La feria (y nuestra tauromaquia) transita en los límites. Un encierro de Las Ventas del Espíritu Santo sin trapío, prematuro de edad, con un juego de dos tercios, o, a…



Triomphal final de Cali

01-01-2018

Feria de Cali 2017. Dernière corrida de la Feria avec le triomphe des trois toreros Sébastien Castella, Luis Bolivar et du ganadero Juan Bernardo Caicedo pour le lot de toros…



Cali. Puerta Grande de Luis Miguel Castrillón

28-12-2017

Seconde corrida de la Feria de Cali et première sortie en triomphe des arènes de Cañaveralejo pour le jeune torero colombien Luis Miguel Castrillón. Face au très bon troisième toro…