El Circo Raluy

Ajouté le: 15-10-2017 09:46

Hay que echar Zotal a la plaza, desinfectar este circo asqueroso. Es vergonzoso que esto pase en una plaza de primera. La categoría de una plaza la da su exigencia, no su benevolencia. Juan José Padilla, seis años después de su percance, estuvo en Zaragoza en modo ciclón venido a menos. En su primero, un bichejo, se dedicó a pegarle banderazos como si cobrara por la cantidad. Lo único salvable fue el tercio de banderillas. El resto, para olvidar. Como el borracho en los tendidos que se desmayó. Pero qué bien esto de ir ciego a los toros... Media estocada baja. Qué más da. El cuarto tampoco pasó por el de la acorazada. Pa qué. Populachero Padilla, sin darle ni uno. Pero ni uno, que es complicado no darle ni uno. Pero ni uno. Y dos orejas. Manda bemoles. Vuelta al ruedo como si fuera un vendedor de banderas de todo tipo y color. Vaya respeto por el rito, matador. Señor Palomo: usted es el culpable de esta pocilga. Fuera. Váyase y llévese con usted a Placer. Antitaurinos.

 

La ilusión de ver mover mejor el capote a López Simón quedó en eso: una ilusión. Otro torete sin sangrar. Pa ellos. La cadera y las muñecas del de Barajas están hechas de auténtico hormigón armado. Qué cosa tan sumamente basta. En el quinto demostró que es igual de malo que mentiroso, lo que es muy complicado porque no es de verdad nada de lo que hace. Oreja en éste. Pues bien. Horrible. Fuera. Que no vuelva.

 

El lote de Ginés Marín fue exactamente igual de manso que todo el resto del encierro. Tolón, tolón. Tengo una vaca lechera. La cosa es que el extremeño, al menos, acompaña con gusto, especialmente por la izquierda. Algo es algo. Y por acompañar, el circo le premió con, ¿adivinan? Exacto, dos orejas. Y olé. El sexto tuvo menos vida que un incinerado. Una basura ante la que se puso pesado Marín. Decepción porque no le dieron el rabo, que era lo suyo.

 

Cambien el nombre de la plaza de toros de Zaragoza. Circo Raluy sería más adecuado. Créanme. Hoy he sentido pena. Ya no asco, sino pena. Mi plaza, ladrones. Devolvedme mi plaza.

 

Zaragoza. Plaza de toros de La Misericordia. 8ª de la Feria del Pilar. Con algo más de tres cuartos en los tendidos, se lidiaron seis totros de Olga Jiménez y Hermanos García Jiménez (5º y 6º), justos de presentación y mansos y descatados en líneas generales.


Juan José Padilla: ovación con saludos y dos orejas.
López Simón: silencio tras aviso y oreja.
Ginés Marín: dos orejas y ovación con saludos.

 

Crónica de Antonio Martínez

Foto y vídeo SCP



Partager
Twitter