Language:  español

Jaén. Cumbre de Emilio de Justo

Añadido el: 20-10-2019 06:05

El diestro cacereño borda el toreo con el capote y muleta en la última de la feria jiennese, enloqueciendo los tendidos, logrando salir a hombros junto a Cayetano. Pablo Aguado sin opciones.

 

Toros de Joaquín Núñez del Cuvillo.

Bien presentados en líneas general, nobles, y con clase en las embestidas, salvo tercero bis falto de casta y transmisión. Destacó por su buen juego el quinto de la tarde. El tercero de la tarde fue devuelto por problemas de coordinación.

 

Una feria que ilusión, y una feria que ha ilusionado; un torero que se presentó y un torero que cautivó Jaén!

Porque la tarde de hoy en la capital de santo reino se la ha llevado de calle el diestro cacereño Emilio de Justo. Cayetano le acompaño a hombros después de dos trasteos con matices premiados con merecidas orejas y el sevillano Pablo Aguado, no tuvo opciones con el lote que le tocó en suerte.

Lo que ha pasado esta tarde en el quinto de la tarde ha pasado directamente a las páginas doradas del libro de grandes faenas del Coso de la Alameda. Tanto con capote, como con la muleta, como con el estoque esculpió como  él solo sabe, una maravillosa obra de arte.

Comenzó esta oda al arte, meciendo los vuelos del capote con suma templanza y suavidad para recibir a “Esparraguero” a pies juntos, haciendo rugir a los aficionados con esos capotazos tan profundos.

Con delicadeza, gusto y temple, llevo hasta las cercanías del caballo de picar por chicuelinas, rematando con torerísima media lagartijera.

 

Pero es que como estaba de dulce el toro de Nuñez del Cuvillo, hizo un quite por hondas verónicas con las zapatillas clavadas en el centro del redondel, que por si solas ya merecieron una oreja.

Comenzaba el público atisbar lo que podía suceder de la unión del gran juego de “Esparraguero” y del momento de Emilio de Justo.

Comenzó la faena con muletazos por bajo con la rodilla genuflexa y sacándoselo hacía los medios con mucho sabor.

Ya en los medios, le enjareto tandas tanto por la mano diestra como por la izquierda de pases de figura encajada, mandando, alargando el recorrido, de mucho poder y cuajo, que llegaron a los tendidos una barbaridad. Toreo de mucha calidad por ambas manos.

En un momento de relajo el toro le pego un topetazo con la testuz sin llegar a mayores. Continuo con otra tanda más por la mano diestra sin ayuda, pureza total, sintiéndose, rematándola con un pase de pecho eterno hasta la hombre contraria.

Y como no podía ser de otra manera, tal obra de arte necesitaba ser rematada de un estoconazo fabuloso desatando un delirio en los tendidos.

Fin de temporada, donde De Justo, ha caído de pie en la afición jiennense, y que deja un sabor y unas ganas enormes por volver a verlo en el 2020.

PD: «Esparraguero» honró como solo los buenos honran a los suyos; en este caso a una madre que se llama «Esparraguera» que lleva unos pocos de grandes toros echados a los ruedos dando un magnifico juego.

 

Cayetano, oreja y oreja con petición de la segunda.

Emilio de Justo, oreja y dos orejas.

Pablo Aguado, ovación con saludos en ambos.

 

Reseña de Javier Marin Medina

Foto de Tauroemoción.



Compartir
Twitter