Diego Ventura consigue su decimoséptima Puerta Grande de Las Ventas

Ajouté le: 07-10-2018 07:59

Lleno en la plaza para la tarde más importante de Diego Ventura y una tarde para la historia del rejoneo. La ovación de salida fue clamorosa y sacó Ventura a la veintena de caballos que trajo con el público en pie. 

 

Tardó en cuajar la tarde y la faena de lío gordo llegó en el toro de María Guiomar que cerró la tarde. Se fue Ventura a esperarlo a chiqueros con la garrocha y funcionó el astado que fue el más completo de la tarde. Lo recibió con Bombón y una de las sorpresas fue el regreso de Sueño tras un año lesionado. Con él consiguió levantar al público de sus asientos cuando todo estaba cuesta arriba. Quiebros espectaculares llevándolo para atrás. Otro regreso fue el de Morante que mantuvo la intensidad de la faena con sus mordiscos. El final a lomos de Dólar sin riendas y un par a dos manos fue el punto y final a la faena que soñaba Ventura y que tardó en llegar pero llegó. El rejón de muerte lo colocó algo caído pero dobló con prontitud y llegó el premio con dos orejas y vuelta al ruedo al de María Guiomar.

 

El primero de la tarde, de Herederos Ángel Sánchez y Sánchez, fue colaborador y estuvo firme a lomos de Lío pero el rejón cayó alto y tuvo que hacer uso del descabello. 

 

 

El segundo de Miura embistió a arreones y no acabó de conectar con los tendidos a pesar del esfuerzo. 

 

A lomos de Fino y Gitano destacó ante el tercero de María Guiomar galopando a dos pistas y las cortas al violín. Falló con el rejón de muerte y la tarde en ese momento se empezaba a venir arriba. 

 

Ante el cuarto de la tarde, de Ángel Sánchez y Sánchez, invitó Ventura al sobresaliente Juan Manuel Munera. Se compaginaron a la perfección para poner en collera las largas y destacar la generosidad de Ventura con Munera. Se resguardó en tablas y fue complicado con el rejón de muerte tras el que falló con el descabello. 

 

Con el quinto de la tarde, con el hierro de Miura, empezó la reconquista a una gesta y a una apuesta que parecía que se iba. El de Miura transmitió y Ventura a lomos de Nazarí galopó a dos pistas metiendo a la gente en la tarde. Con Lío llegaron las banderillas al quiebro y con Bronce siguió el nivel. Remató con Remate con las cortas al violín y cortó una oreja tras rejón entero. 

 

Saludos, silencio, saludos, palmas, oreja y dos orejas.

 

21.722 espectadores

 

Reseña, foto y vídeo de Plaza 1



Partager
Twitter