Zaragoza. En tierra de nadie

Ajouté le: 09-10-2017 10:12

La supuesta corrida torista de la feria corría a cargo de la divisa francesa de Robert Margé, que ha venido a Zaragoza con unos toros con unas hechuras bastante similares a las que vemos el día 12 en la final del concurso de recortadores. Mucho pecho, impresionantes pitones, pero destartalados. Su juego, manejable. Los coletas, a continuación…

 

Volvía David Mora a Zaragoza tras dejar escapar un triunfo sonoro el año pasado con un gran toro de Victoriano del Río. Aquí hemos visto al toledano poder a un toro fiero de Bañuelos hace ya algunos años. Hoy, ante dos toros nobletones, que pasaban más que embestían, no ha estado a la altura. Su primero, basto de conformación, cumplió ante el caballo, bien movido por Mario Herrero. Con el compás abierto en exceso y sin vaciar los muletazos anduvo el de Borox toda la faena. Para colmo, una estocada en el brazuelo. El cuarto era un pavo. Justo de todo el animal, se resintió en unas tafalleras movidas de Román en el quite. Bien la lidia de Otero y fuera las monteras, por cuenta propia, de El Algabeño. David Mora nos obsequió con todo el repertorio del ventajismo: culo para fuera, mucho grito, muleta retrasada y tirando líneas. Ni uno dio. Estocada entera y oreja para el puchero. La vuelta al ruedo la completó con el héroe de la tarde: el portero de toriles, del que luego daremos cuenta.

 

Tras el petardo de San Jorge, la afición zaragozana esperaba a un Román renovado. El segundo de la tarde fue un toro muy en el aire del Marqués de Domecq, tanto en hechuras como en juego. Grandullón, sin terminar de humillar, cumpliendo sin excesos en el caballo y con transmisión en la distancia. Román tiró del animal con la muleta muy rastrera, tanto por la derecha como por la izquierda, pero quedándose al hilo en demasiadas ocasiones. Lo que no se le puede negar es su conexión con los tendidos. Como tampoco se puede negar su necesidad de mejorar con la espada. Vuelta al ruedo tras aviso. El quinto fue el peor presentado de la corrida, tapándose por la cara. Marró Iturralde, lo que es noticia. Un bello inicio genuflexo por derechazos, seguidos de un cambio de mano y uno de pecho fue lo mejor de la tarde del valenciano. Muletazo va, muletazo viene, y el animal se acaba rajando. Por los adentros, Román se puso populachero. De nuevo sainete con la espada. No fue la mejor tarde del valenciano, la verdad.

 

Desmonterado hizo el paseíllo el hidrocálido Joselito Adame. Adame: factoría de toreros. Porque son iguales Joselito y Luis David. Uno más moreno que otro. Uno con más pelo que otro. Igual de ventajistas. El tercero titular parecía uno de Samuel Flores. Chorreado y con la conformación de pitones que últimamente acostumbra esa casa. Tras dar un par de vueltas nada más salir de toriles, saltó al callejón a la altura del burladero de matadores. El portero de esa zona estuvo muy hábil y tremendamente profesional para conseguir, en escasos segundos, abrir la puerta y evitar males mayores. Sensacional. El animal, al saltar, se lastimó la mano y se fue al matadero vía pañuelo verde. El sobrero llevaba en las ancas el hierro de El Torreón. Feo como si lo hubiéramos hecho mandar de encargo. Grande, eso sí. Y descastado, eso también. La nada del toro y la caradura del torero compitieron. Y ganó el mexicano. El sexto se había dejado el cuello en la finca o en algún camión viajando por las carreteras españolas y francesas. Zapopinas apartándose de Adame en el quite tras un paso sin pena ni gloria por el jaco. Valiente en banderillas Miguel Martín, tapando la mala lidia de su compañero.  Encimista a más no poder anduvo el del medio de la dinastía Adame. La clave de todo es que está muy toreado, y sabe cómo torear al público. Se lo echó al bolsillo a base de sonrisitas y de parecer que se pone, pero no. Recto con la espada, tras el pantallazo de rigor, quedando un tanto contraria. Oreja para el cocido para Luis David.

 

Una corrida mediana, sin que ningún toro rompiera, y sin que a ningún toro lo cuajaran. El público cantando por Manolo Escobar… para no comentarlo. Esta mañana, en el campeonato nacional de recortadores con anillas, título para Kimera e Ismael. Mañana, novillada de Adelaida. Y vaquillas, como todos los días. Seguimos.

 

Zaragoza. Plaza de toros de La Misericordia. 2ª de la Feria del Pilar. Con un tercio de entrada en los tendidos, se lidiaron cinco toros de Robert Margé, de espectaculares arboladuras, y uno de El Torreón (3º bis), basto. Nobles 1º, 4º y 5º; soso el 2º; descastado el 3º bis; y con movilidad el 6º.
David Mora: silencio y oreja.
Román: vuelta al ruedo tras aviso y silencio tras aviso.
Luis David Adame: ovación con saludos tras aviso y oreja.

 

Crónica de Antonio Martinez

Foto y vídeo de Simon Casas Production



Partager
Twitter